¿Sabías que cada día más de 100 millones de internautas visualizan vídeos online?

Según un estudio de IAB (la asociación de publicidad, marketing y comunicación digital en España) el vídeo marketing es la herramienta más poderosa y efectiva para conseguir captar la atención de los internautas y convertirlos en tus futuros clientes.

Si además el target de tu empresa traspasa mares y fronteras, tienes la oportunidad de traducir el material audiovisual en distintas lenguas y así estrechar aún más el vínculo con tus clientes internacionales. Ten en cuenta que el 52,5% de los usuarios compran sólo cuando encuentran la información del producto que buscan en su idioma materno.

A continuación, te ofrecemos 5 claves para que te beneficies de la traducción audiovisual aplicada al vídeo marketing.

1. Confía en las estadísticas

Si aún temes dar el salto a la traducción audiovisual, los siguientes datos te ayudarán a despejar cualquier atisbo de duda: 9 de cada 10 usuarios visualizan los vídeos de sus marcas favoritas, un 65% de éstos accede al portal web tras haberlo hecho y, por si fuera poco, las previsiones apuntan a que en 2018 el vídeo supondrá el 89% del tráfico en internet.

Por lo tanto, el uso del vídeo como herramienta de marketing no sólo permite incrementar la redirección de los usuarios hacia tu página web, sino que aumenta el tiempo de permanencia en la misma, mejorando así uno de los valores claves para el posicionamiento (SEO).

2. Ten en cuenta todas las opciones: locutar o subtitular

He ahí el gran dilema. Mediante la locución (voz en off o voice over), conseguimos una sincronía temporal entre el audio original y el nuevo audio locutado, que se superpone. Así lograrás que tu público reciba el contenido de forma más cómoda y directa, evitando tener que leer en una pantalla. Pero si lo que quieres es preservar la banda sonora original, el subtítulo es la mejor opción, además de la más económica.

3. Comparte el conocimiento

Actualmente los vídeos online suponen la primera fuente de consulta –casi inagotable- para adquirir o ampliar conocimiento. Así que si quieres aportar valor añadido a tu compañía, puedes optar por ofrecer cursos multimedia a través de un formato audiovisual. Desde Lexic te aconsejamos que traduzcas el contenido e-learning para que el conocimiento sea accesible a un gran número de internautas y pueda llegar a tantos países como tú desees.

4. Comunica más en menos tiempo

Según Dr. James McQuivey de Forrester Research, un minuto de vídeo equivale al valor de 1,8 millones de palabras. Aunque es complicado corroborar esta afirmación en parámetros numéricos, sí sabemos que a través del formato audiovisual podemos contar mucho en muy poco tiempo.

Imagínate, pues, qué fácil y rentable resulta comunicar qué ofrecemos a medio planeta (¡o más!) si traducimos el contenido de nuestros vídeos en diferentes lenguas.

5. Traduce para todos

Y llegarás a un mayor número de visualizaciones. Hayas incorporado locución en tu vídeo o no, si le añades los correspondientes subtítulos, este podrá ser comprendido tanto por los internautas que no conozcan el idioma original, como por aquellos con alguna discapacidad auditiva. No sólo lograrás establecer una comunicación más efectiva, sino también más inclusiva con los distintos usuarios.

Desde Lexic te animamos a que localices tus materiales audiovisuales para que puedas llegar a un público más amplio y tu negocio crezca, y para ello te asesoraremos sobre qué sistema te conviene más en función de tus necesidades y tu presupuesto. ¡Da el salto a la traducción audiovisual de la mano de los mejores profesionales del sector para un resultado óptimo!